Ad image

Quién es la funcionaria provincial implicada por la cueva financiera del Puerto de Santa Fe

SCaldia
SCaldia

La contadora pública María Laura Miassi, que trabaja en el Ministerio de Economía de la provincia de Santa Fe, fue citada a indagatoria por el fiscal federal Walter Rodríguez en el marco de la causa que investiga el funcionamiento de una cueva financiera en un departamento ubicado en la zona del Puerto.

Miassi es la pareja de Yamil “Turco” Benavidez, el cambista detenido por la cueva financiera descubierta un mes atrás, y será llamada a indagatoria en el marco de la causa judicial que se instruye en el Juzgado Federal N°2 de Santa Fe y que investiga los delitos de intermediación financiera no autorizada, falsificación y lavado de activos. 

La contadora Miassi trabaja en el Ministerio de Economía y, según consideró el fiscal Rodríguez, hizo un “aporte esencial” para que Benavidez desarrolle de mano propia las operaciones cambiarias de moneda internacional, a espaldas del Banco Central, y para que pueda lavar activos. Todo ello, agravado por su condición de funcionaria pública.

Miassi ingresó a la planta de personal permanente del Ministerio de Economía de Santa Fe el 1° de septiembre del 2022 mediante el decreto N° 1613/2022. En esa cartera fue designada al cargo de Directora General de Crédito Público.

El pedido de indagatoria fue presentado el 4 de octubre ante el juez Aurelio Cuello Murúa quien, tras analizar los argumentos del fiscal, citó a la contadora a una audiencia que se desarrollará el próximo 9 de octubre en la sede del Juzgado (9 de Julio 1693).

El fiscal Rodríguez solicitó la vinculación de Miassi a la causa a partir del peritaje del teléfono celular marca Apple, modelo iPhone 6s Plus, que le secuestraron a Benavidez el pasado 12 de septiembre cuando, a partir de un allanamiento de la Justicia provincial, se descubrió que el cambista de 40 años había montado una cueva financiera en un departamento del complejo Amarras Center.

En ese entonces, la policía le secuestró $45.251.600; 83.000 dólares; 22.000 euros; y 23.000 reales; una máquina de contar billetes; y 39 tarjetas de débito, entre otros elementos vinculados a la compra y venta de moneda internacional.

funcionaria provincial implicada por la cueva financiera del Puerto de Santa Fe
Funcionaria provincial implicada por la cueva financiera del Puerto de Santa Fe

Según el funcionario judicial, en el teléfono examinado por Gendarmería se detectaron chats que evidenciaron que la contadora actuaba como “socia” de su pareja y que realizaba distintas tareas: registración de cada operación, control de stock de billetes, cálculo de la ganancia final.

Además, se sospecha que la mujer brindaba su conocimiento técnico en materia contable previo a que Benavidez ejecute cada uno de sus actos. En otras palabras, el fiscal consideró que la funcionaria provincial intervino en la gestión y control de la ecuación económica del negocio ilícito para que resulte rentable.

El representante del Ministerio Público Fiscal consideró a su vez, basándose en el peritaje del iPhone 6s, que la pareja de Benavidez también comercializó divisas internacionales. Por ejemplo, en un mensaje detectado, la contadora le pidió a su pareja que prepare unos euros. Mientras que en otras conversaciones el cambista le sugirió encontrar la forma de dejar registro de las operaciones con euros y con dólares estadounidenses “de cara chica”.

El pedido de indagatoria se dio a 48 horas de que Carlos Raúl Quartucci, el socio de Benavidez, haya sido indagado en el Juzgado, ya que ambos comparten el 50% de la firma «Servicios La Resistencia», constituida en noviembre del 2022 y por medio de la cual, creen desde Fiscalía, Benavidez canalizó ingresos provenientes de las actividades ilícitas.

Dicha firma posee domicilio social y fiscal en la calle Vieytes 2050 de la ciudad de Santa Fe. Tanto Benavidez como Quartucci aportaron cada uno la suma de $600.000 en efectivo en concepto de capital social.

Además de Quartucci, también fueron indagados dos presuntos colaboradores de Benavidez, identificados como Raúl Adrián Manonellas y Juan Emilio Gastaldo, los cuales quedaron ligados a la causa por haber aparecido en los chats de uno de los tres teléfonos (iPhone 11) que tenía Benavidez cuando fue detenido en el departamento portuario.

ETIQUETADO:
Comparte este artículo

Dejanos tu comentario

Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

Ad image