Noticias de San Cristóbal Santa Fe

El fantasma de Leo Mattioli recorre una mansión en Pinamar

El cantante santafesino y ex líder de Grupo Trinidad cosechó grandes éxitos como solista y se posicionó como uno de los referentes.

El fantasma de Leo Mattioli, “Fui a un amigo y le pregunté ¿qué pensaba del amor? Porque a mí me hizo sufrir y me lastimó”, dice una de las canciones más populares de Leo Mattioli, quien murió en 2011 a los 39 años. El ídolo popular de la movida tropical, que cautivó a miles de personas con su letras y melodías románticas, aún permanece entre nosotros a través del recuerdo y lo espectral.

En las últimas horas se conoció que el fantasma de Leo Mattioli habita en una casa de Pinamar, según testimonios de vecinos. Esta mañana Crónica HD estuvo presente en la residencia que el cantante santafesino alquilaba con frecuencia para vacacionar.

El fantasma de Leo Mattioli

El caseron ubicado en Av. Libertador 688 y Av. Martín Pescador, en Pinamar Norte, era alquilado por Mattioli desde el año 2000 hasta la fecha de su muerte. Al lugar se acercaban algunos fans para saludar al cantante y sacarse una foto con él.

El fantasma de Leo Mattioli recorre una mansión en Pinamar
El fantasma de Leo Mattioli recorre una mansión en Pinamar

La vivienda ubicada en Pinamar Norte, según el cronista de Crónica HD, se encuentra abandonada y fue allí donde el cantante de Llorarás más de diez veces se sacó una de las últimas fotos meses antes de su deceso.

Aunque el caserón se encuentre deshabitado, los vecinos de la zona aseguraron que durante las noches “se escuchan ruidos extraños, música y a una persona cantar a acapela”. Tras la muerte del cantante, la viviendo fue alquilada por otras personas.

El fantasma de Leo Mattioli

En una de las temporadas, un grupo de muchachos ocupaba la casa y recibían visitas, las cuales escucharon música y cantar a alguien. Un día estaban comiendo un asado y oyeron a una persona entonar Tramposa y mentirosa a acapela.

Los últimos usurpadores de la vivienda en la Costa Atlántica abandonaron el lugar porque era constante la actividad paranormal que experimentaban.

Felipe Michlig
Marcelo González
Deja un comentario
Exclusive