Noticias de San Cristóbal Santa Fe

Hasta los ministros más fieles cuestionan la desorientación de Alberto Fernández

Desorientación de Alberto – La falta de rumbo, actitudes erráticas y contradicciones empiezan a ser el denominador común del manejo político del presidente Alberto Fernández. Cada vez le genera más preocupación a sus ministros más fieles, que lo ven encerrado en su microclima y poco abierto a los cambios de estilo.

Desorientación de Alberto, “Más allá de nuestro compromiso con el Gobierno, entendimos perfectamente que Alberto Fernández es parte del problema y lo peor de todo es que no vemos que vaya a reaccionar o a modificar algo de su estilo que sólo nos trae dolores de cabeza”, se confiesa con brutal sinceridad ante MDZ una alta fuente oficial de la Casa Rosada. “Vive un microclima peligroso y subestima todo lo que le planteamos con preocupación”, agrega la fuente.

Desorientación de Alberto Fernández

Si bien en el albertismo hay un gran enojo con Cristina Fernández de Kirchner y Máximo porque consideran que “con sus actitudes irresponsables no hacen otra cosa que erosionar al presidente”, también admiten que Fernández no termina de definir un rumbo concreto con mayor convicción. “A veces se muestra errático, hay momentos en que se pone cabeza dura y lo peor de todo es que no termina de aceptar y convencerse de la gravedad de la coyuntura económica y política”, comentaba esta semana un ministro a un grupo de gobernadores.

“Cada vez que alguno de nosotros le transmite una visión pesimista o deslizamos alguna crítica se enoja o niega la realidad”, agrega el funcionario con despacho en la Casa Rosada. “No exageren, esto lo voy a sacar adelante”, dicen que suele repetir a sus interlocutores cuando le transmiten diagnósticos inquietantes. Los voceros oficiales explican que el jefe de Estado sigue aferrado a que “la economía está volando y que la recuperación no va a tardar”. Incluso, cree que los números macroeconómicos no son tan buenos por culpa de Cristina y Máximo.

Tampoco lo ven muy estable anímicamente. “La semana pasada decidió sobre la hora no concurrir a un acto en una de las terminales automotrices más grandes del país, los dejó plantados y sin ninguna excusa entendible”, revela un diputado del FdT con buena llegada a la Casa Rosada. “No tiene claro cómo seguir, ya sabemos que siempre se negó a armar el albertismo, pero al mismo tiempo sigue sin querer pelearse con Cristina”, precisa el vocero en relación a su vínculo con la vicepresidenta. Al parecer, lo único que admite es que CFK está tomando distancias de la suerte de su gobierno.

Desorientación de Alberto

Ahora parece que tampoco quiere reunirse con ella porque sabe que le va a exigir cambios en el Gabinete y mayor injerencia en el proceso de toma de decisiones, cuestiones que no está dispuesto a ceder. “Parece que sólo está ganando tiempo a la espera del espejismo de una recuperación de la economía sin entender que cada día que pasa provoca más incertidumbre y dudas sobre la terminación de su mandato”, comenta un gobernador pesimista que pronostica escenarios muy inquietantes.

“Yo aposté fuerte por Alberto y soy leal, pero estoy desconcertado con su manejo político y tengo mucho para perder si esto termina mal”, comenta uno de los ministros que dejó su municipio para desembarcar en el Poder Ejecutivo. A este ritmo parecería que, si el presidente quisiera hacer cambios, no encontraría muchos voluntarios. “Salvo el Chivo Rossi, casi nadie quiere ponerle la cola a la jeringa en medio de esta crisis política”, agrega.

Felipe Michlig
Marcelo González
Deja un comentario
Exclusive