Ad image

Barrio Transporte de Santa Fe: un delincuente entró a robar a una casa e intentó abusar de una joven

SCALDIA
SCALDIA

Barrio Transporte de Santa Fe, «La sensación de miedo me va a durar mucho tiempo, no va a ser lo mismo descansar», relató acongojada una joven de barrio Transporte de la ciudad de Santa Fe que vivió una madrugada de terror cuando un delincuente ingresó a su casa a robar e intentó abusar de ella. La secuencia comenzó alrededor de las 3:45 de este viernes, dentro de una vivienda ubicada en Regimiento 12 de infantería al 2600, a pocos metros de la avenida Aristóbulo del Valle. Un hecho de similares características sucedió hace menos de un mes en barrio Santa Rita.

Barrio Transporte de Santa Fe

En diálogo con el móvil de AIRE, la mujer, de unos 30 años, contó que el hombre ingresó a su casa a través de la terraza mientras ella dormía y se percató de la situación gracias a los ladridos de su mascota. «Me desperté, salí y en ese momento intentó tirarme a la cama y abusar de mí. Como empecé a resistirme, me hizo parar en otro lado y empezó a revisar mi ropero», continuó. 

El delincuente se puso ropa de la víctima y la obligó a que se quede encerrada en la habitación mientras él revisaba otras habitaciones. Cuando la mujer dejó de escuchar ruido, salió de la pieza y se encontró con el sujeto intentando llevarse un televisor.

Barrio Transporte de Santa Fe

«Veo que tiene las dos manos ocupadas, así que agarré un cuchillo e intenté defenderme», relató la joven que logró lastimar al ladrón en la boca y la mandíbula. «Él me tiró al piso para defenderse, me puso la rodilla en la cara e intentó que le haga sexo oral», agregó sobre el intento de abuso

La violenta situación prosiguió con ambos trenzándose en lucha dentro de la casa y luego en la terraza, donde el delincuente le puso un cuchillo en el cuello a la víctima y la amenazó con cortarla si se atrevía a gritar. Volvieron a entrar, y la obligó a que le abra la puerta de entrada para huir. La mujer contó que el delincuente estaba junto a un cómplice que desde afuera le arrojó un ladrillo al notar que se demoraba en salir. 

«Yo le decía que era un chico, que se iba a arruinar la vida», contó la joven sobre las palabras que pudo cruzar con el ladrón. Tras el violento hecho, la mujer radicó la denuncia en la comisaría correspondiente y fue revisada por un médico policial. «Hice que venga un amigo a la mañana y no sé cómo voy a hacer a la noche. La sensación de miedo me va a durar mucho tiempo», concluyó.

Comparte este artículo

Dejanos tu comentario

Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

Ad image