Sin saberlo, tenía colgado en su cocina un cuadro valuado en 26 millones de dólares

Una suerte de «venta de garaje» fue el puntapié de esta insólita historia que maravilla a miles de personas alrededor del mundo

Una mujer, quien habitaba una modesta vivienda en Compiègne, al noroeste de París, era sin saberlo, poseedora de una valiosa pieza de arte.

Un tasador, que estaba mirando muebles antiguos en la casa de la afortunada, encontró en la cocina algo que lo dejó atónito.

En aquella morada yacía una obra del pinto primitivo Cenni di Pepo, más conocido como Cimabue (1272-1302), una de las mayores figuras del prerrenacimiento italiano.

Esta pieza es conocida como «El Cristo burlado» y fue subastada por una suma que ronda los 24 millones de euros -poco más de 26 «palos», en su conversión al dólar- a unos coleccionistas yanquis.

Esta obra fue tasada, en un principio, en una cifra de entre 4 y 6 millones de euros. Sin embargo, a raíz de la peculiar historia de su descubrimiento, alcanzó su actual valor.

El «tesoro nacional»

Desde Francia, país donde la obra fue hallada, bloquearon la exportación del cuadro. Además, desde el gobierno quieren declararla «tesoro nacional». A raíz de una ley, las autoridades francesas ahora tienen 30 meses para hallar fondos necesarios como para comprar el cuadro. Ahora los galos deben reunir la módica suma de 24 millones de euros.

La Ministra de Cultura francesa, Françoise Nyssen, afirma que «El Cristo burlado» debería ir junto a otras obras de Cimabue, en el Museo del Louvre. Especialistas de los laboratorios de Turquin, en París, fueron quienes atribuyeron la pequeña pintura sobre madera de álamo (26 x 20 cm) al maestro del siglo XIII.

Hasta su hallazgo, se conocían dos de esas escenas de «Flagelación de Cristo». Una, conservada en la colección Frick de Nueva York, y una imagen de la Virgen que está en la National Gallery de Londres.

Nota Nuevo Diario Web
Deja un comentario

LO MAS VISTO

PetShop
Exclusive

ULTIMAS NOTICIAS