La ciudad Ignacio: «Gracias por estos 40 años, mi amor incondicional está con ustedes»

Más de 350 mil personas recorrieron las estaciones y escucharon con alegría y esperanza cada mensaje del sacerdote. Fue otro Viernes Santo donde los pedidos y agradecimientos estuvieron a la orden del día.


El padre Ignacio cerró con un agradecimiento especial a sus fieles por haberlo acompañado en estos 40 años de sacerdocio: «Gracias por estos 40 años de acompañarme, mi amor incondicional está con ustedes», dijo en el cierre del tradicional Vía Crucis realizado esta noche en barrio Rucci.

«Este es el mejor regalo de parte de ustedes, valió la pena compartir estos 40 años con ustedes. Dios me da todo, no puedo pedir nada más.

Tengo salud, alegría y paz. De la misma manera, mi amor incondicional está con todos ustedes», dijo un emocionado Ignacio en el mensaje final tras cumplir las 14 estaciones e instantes antes de dar la bendición a las más de 350 mil personas que acudieron a este nuevo llamado de la fe.

En su mensaje de cierre del Viernes Santo, Ignacio mostró su preocupación por la falta de trabajo: «Rezamos por las personas que no tienen trabajo, que no falte el pan de cada día, la obra social ni la salud».

El Padre Ignacio en el cierre del Vía Crucis. 

El Padre Ignacio en el cierre del Vía Crucis. Foto: Leo Vincenti / La Capital
También se refirió a la falta de seguridad: «Hay violencia e inseguridad por todos lados.

Dios tiene que iluminar los corazones duros, fríos, sin sentimiento. A veces se hace eso por ignorancia, a veces porque están drogados. Hoy hasta dormir cuesta.

Por eso pedimos por las personas que no tienen sentido de la vida», dijo en su mensaje.

El tradicional Vía Crucis que el padre Ignacio encabezó una vez más desde la parroquia Natividad del Señor, y en el que más de 350 mil personas se convocaron para pedir por pan, salud y trabajo fue una verdadera demostración de fe.

Desde hora temprana los fieles se acercaron hasta la iglesia de barrio Rucci dotados con sis equipos de mates, con reposeras y algunos con abrigos por las dudas, aunque la temperatura acompañó a pesar de los espesos nubarrones que durante buena parte del día hicieron dudar a más de uno.

Pero como el mismo Ignacio dijo esta noche, «ni la lluvia puede frenar esta demostracion de fe». Así, el bario fue tomando la fisonomía habitual de cada Viernes Santo, como sucede desde hace muchos años.

El Padre Ignacio en el cierre del Vía Crucis.

El Padre Ignacio en el cierre del Vía Crucis.Foto: Leo Vincenti / La Capital
Pasadas las 20.30, la marea humana comenzó a moverse.

A hacer circular esa energía renovada en la fe y en la oración y en la esperanza de que sus pedidos sean concedidos. «Todo me moviliza, él, la paz que te transmite, todo.

Vengo siempre porque hace bien agradecer y pedir lo que uno necesita», comentaba una señora.

No fue tampoco un Vía Crucis más: este año se cumple el 40ª aniversario de la ordenación como sacerdote de Ignacio Peries.

Fue un 29 de julio de 1979 en el Reino Unido, en la orden «Cruzada del Espíritu Santo». Ese mismo fue trasladado a la Argentina.

Primero se desempeñó en la localidad cordobesa de Tancacha y luego se trasladó en su amada Rosario.

«Le tengo fe, él ayuda. Para mí Ignacio es un sanador», comentaba una vecina del barrio 7 de Septiembre que caminaba junto a su sobrina.»

Me conmueve la palabra que da el padre. El nos muestra un Cristo distinto, misericordioso».

comentaba con lágrimas en sus ojos una joven que marchaba con la multitud.

Así, en forma lenta y con la palabra de Ignacio como fondo, la multitud comenzó a desandar las 14 estaciones del Vía Crucis, que terminarán con el mensaje y la bendición del sacerdote.

La energía de la fe se renovó una vez más.Tal fue la cantidad de gente que asistió a esta nueva edición del Vía Crucis que la multitud demoró 45 minutos en cruzar el puente ubicado sobre avenida de Circunvalación.

Pero, como siempre, nada importó.

La marcha continuó y en cada estación la palabra de Ignacio resonó en los corazones de cada uno de los fieles que recibieron su mensaje con alegría y mucha ansiedad.

La fiesta de la fe continuó hasta la última de las estaciones. Allí, Ignacio dejó su mensaje final y renovó la ilusión y la esperanza de los cientos de miles de personas que llegaron para pedir y para agradecer.

El objetivo, nuevamente, se había logrado.

Exclusive
PetShop
Deja un comentario
Cañonero
Comuna de La Cabral
Comuna de Las Avispas

ULTIMAS NOTICIAS

Chente
Marcelo González

ESPECTACULOS

Exclusive
Felipe Michlig

DEPORTES

Comuna de Santurce
Comuna de Capivara
Comuna de Huanqueros

TAMBIEN PASA...