Noticias de San Cristóbal Santa Fe

Una jueza dio paso al amor, dejó de lado el Código Civil y ordenó que un niño lleve dos apellidos paternos

Dos apellidos paternos – La jueza de Familia de San Cristóbal Marisa Malvestiti destacó que “el amor no puede ser encasillado en la letra fría y textual de una norma”.

Dos apellidos paternos, La jueza de familia Marisa Malvestiti dispuso que un niño de 9 años lleve dos apellidos paternos, además del de la madre y, por lo tanto, que no se aplique el artículo 558 del Código Civil y Comercial que establece que ninguna persona puede tener más de dos vínculos filiales.

El niño manifestó durante el juicio su deseo de llevar ambos apellidos y la jueza le dedicó una carta por “por ser tan valiente”, animarse a decir lo que siente, y “tener tanto amor en su corazón”. Remarcó que el amor filial “no puede ser encorsetado en la letra fría de una norma”.

Dos apellidos paternos

Malvestiti, titular del juzgado de Familia de San Cristóbal, resolvió una particular situación que se originó cuando el padre biológico del niño impugnó la filiación matrimonial, y reclamó ser reconocido legalmente para que el menor lleve su apellido, con quien tiene vínculo desde hace aproximadamente dos años.

Según la historia plasmada en el expediente, el niño había nacido fruto de una relación extramatrimonial. Cuando creció, la madre le confesó al padre de sangre sus dudas de que fuera su hijo y no de su marido, lo que fue confirmado mediante examen de ADN.

La voz del niño

Durante el proceso judicial el menor fue escuchado, y durante los encuentros con la jueza y sus asistentes manifestó querer mantener el apellido que tenía, y argumentó que a su padre socioafectivo lo seguía visitando. “Para mi es mí papá. Le sigo diciendo papá y él está contento con eso. Lo sigo queriendo igual”, expresó el niño de 9 años.

Además, recordó que en la escuela “todos” lo conocen así, con ese nombre, “mis amigos también. No quiero que eso cambie”.

Mirada amplia

Frente a esa realidad, la jueza decidió hacer uso de su potestad a resolver los conflictos familiares y sociales con una mirada amplia, y en el caso particular, dejó a un lado ley.

“Aplicar sin más las previsiones del artículo 558 del Código Civil y Comercial de la Nación, principalmente su último párrafo (prohíbe a las personas tener más de dos vínculos filiales cualquiera sea la naturaleza de la filiación), estaríamos obligándolo a que deje de tener a su papá socioafectivo para que sólo tenga a su papá biológico”, puntualizó la magistrada.

Es más, indicó que se estaría “recortando su derecho a vivir y disfrutar no sólo de su familia biológica, sino también de su familia afectiva, y de su identidad dinámica tal como él mismo la percibe y ha expresado, de su integridad personal, libertad de pensamiento y expresión, a tener un nombre y apellido con los que se sienta identificado”.

Felipe Michlig PC
Marcelo González PC
Deja un comentario
Exclusive